martes, 19 de junio de 2018

A pesar de todas las dificultades y pruebas que la vida - o yo misma elegí - ponerme por delante, no pienso darme por vencida. NO pienso dejar de escribir, de leer, de buscar, de escuchar , de aprender, de entender, de comprender  - a mí misma y a los demás - no pienso dejar que otras personas me hagan sentir inútil, y no pienso cejar en mi empeño de seguir buscando mi propósito.

Quizás quienes me conocen un poco puedan ver claramente el objetivo de mi vida. A pesar de lo relativamente fácil que puede verse desde fuera la solución a ciertos problemas de los demás, no es nada fácil estar en la camisa de uno mismo.

Mi ánimo es apoyar a todos los que como yo se han sentido bloqueados o se sienten bloqueados. No pasa nada. Todo llega en su momento. Como hoy es el mío para volver a escribir después de más de dos años. El tiempo no importa, realmente no existe. Lo importante es la energía. La potencia para transmitirla. La necesidad de transmitirla. El deseo de hacer las cosas bien desde el fondo de tu corazón, como siempre ha sido en mi caso.

Estamos rodeados de superficialidades, materialismos, frivolidades, escaparate socioeconómicos ante los que muchísimas personas se sienten obligados a “malvender” su integridad emocional, psicológica, familiar..... no pienso formar parte de eso. Es más, pienso seguir blandiendo la bandera de la integridad, del amor consciente, del respeto por uno mismo y siempre teniendo presente el respeto por los demás.

Quiero seguir siendo Yo, en todo mi esplendor, y hacer que resplandezcan los que me rodean. Porque se nos sigue olvidando lo valiosos que somos cuando abrimos los ojos cada mañana con ese deseo de cambiar el mundo sin necesidad de ningún otro reconocimiento que no sea la satisfacción personal y anónima. A fin de cuentas, es la única realmente válida y valiosa.

Aquí sigo. Con Amor, como siempre.
M